Víctor Zacarías el niño que nunca se extravió

PASCO, WA - Muchos leímos acerca del extravío por más de 36 horas de Víctor Zacarías, el niño de 8 años de edad, residente de las casas rodantes de Flamingo Village y que según reportes alimentaba a su conejo en el patio cuando su padre le pidió que entrara a la casa y, él temeroso de ser castigado decidió huir. Se mantuvo corriendo por mucho tiempo y llegó hasta el Memorial Park, donde decidió jugar con otros niños de su edad.

Víctor, narra que permaneció en el parque hasta la mañana siguiente (martes), y que introdujo sus brazos dentro de su camisa para mantenerse cálido durante la noche; también manifiesta que no comió ningún alimento y se limitó a tomar agua de los bebederos a fin de calmar su hambre. El martes por la mañana, la Policía de Pasco alertó a la comunidad de los alrededores y su padre al igual que su madrastra describió de cómo él vestía al momento de la desaparición.

El pequeño muchacho, al describir su aventura, manifiesta que la mañana del martes caminó sobre el puente de cable rumbo a Kennewick y que nunca se consideró extraviado, que simplemente caminó y caminó hasta el Safeway, ubicado en las proximidades de la carretera 395 y Kennewick Avenue, en donde mientras leía una revista, fue advertido por un transeúnte que conocía del caso y pudo notificar a la Policía.

Víctor Zacarías, que el próximo año escolar estudiará 3er. Grado en la Rowena Chess Elementary, no sabía cómo pasaría la siguiente noche y fue gracias a la efectiva participación de la Policía y a la intervención de un ciudadano, que el pequeño pudo ser encontrado.

Hemos querido traer hasta ustedes pormenores de este caso, primeramente porque es un caso que no pierde vigencia y segundo porque puede ayudar a cada uno de los padres a reflexionar sobre qué están haciendo con sus hijos y sobre todo en este tiempo de vacación escolar en donde tanto niños como jóvenes desean quemar energías propias de su edad. Es primordial que los padres se reúnan con sus hijos e intercambien ideas y actividades mediante las cuales los pequeños sientan el calor de un hogar seguro estable.

Es preciso enseñar a los hijos, que determinaciones como la que tomó Víctor, de ninguna manera conducen a algo útil y provechoso y por el contrario se ven expuestos a abusos y/o cualquier adversidad negativa que después se tenga que lamentar. Es necesario darles amor de manera tal que vean y sientan que el mejor lugar del mundo donde pueden estar es el hogar.

Acerca del Autor