Vida Sana Vida Feliz

CONSERVANTES: :
MANTIENEN A TUS PARÁSITOS VIVOS

Los conservantes son químicos que se agregan a la comida para conservarla, o en otras palabras, para prevenir que se eche a perder. Las comidas que contienen conservantes generalmente son todas aquellas que vienen envasadas, enlatadas o empaquetadas como las sopas, papitas, pan, etc. Estas comidas comúnmente duran años y hasta décadas sin echarse a perder ya que además de tener conservantes, estas protegidas por el plástico, que es el mejor conservante del mundo.

Por muchos años, los conservantes han sido vistos como un avance enorme, y es en gran parte a ellos (y al plástico) que la mayoría de los piases del mundo tienen mas comida disponible en los mercados y hogares que en ninguna otra época de la historia. Hasta los años 50s, la única comida disponible a la venta o en la casa era toda aquella comida que había sido preparada en el momento o unos días antes, y los conservantes hicieron posible por primera vez, llenar la lacena con comida para todo un año.

Pero con la llegada de las enfermedades relacionadas a la alimentación como el colesterol y la diabetes, mucha gente ha empezado a reconsiderar las ventajas de las comidas que incluyen químicos como los conservantes, y con buena razón.

Varios estudios demuestran que la mayoría de los conservantes pueden causar cáncer, y que la mayoría de comidas que contienen conservantes también contienen niveles muy altos de sal o azúcar, lo cual puede llevar a la diabetes o el colesterol.

Además, la mayoría de las comidas que son manufacturadas con conservantes son muy bajas en cuanto a su nivel nutricional, y le dan al cuerpo calorías vacías y grasa, pero muy pocas vitaminas y minerales. Esto se debe a que la comida manufacturada que es producida de forma masiva para ser empacada, congelada o enlatada, también es pasterizada, que es un proceso de calor que destruye los nutrientes junto con las bacterias.

Pero la peor parte de los conservantes es que causan que tu tracto digestivo se convierta en un hogar ideal para los parásitos. Los estudios demuestran que 1 de cada 5 personas que comen comida enlatada o congelada de forma regular padece seriamente de parásitos, y el 90% de la gente tiene parásitos. Y el hecho que mucha gente ha remplazado el agua por soda definitivamente no ayuda, ya que el azúcar en estas bebidas causa que la comida se pegue en las paredes intestinales por meses y hasta años. Afortunadamente, la solución es muy fácil: beber 8 vasos de agua diaria, comer vegetales crudos todos los días, y tratar de evitar la comida que contiene conservantes. Quizás no sea muy fácil tener que leer las etiquetas de todo lo que se come, pero a largo plazo, ¡es mas fácil que vivir con un intestino lleno de gusanos!

Cristal Munoz

Acerca del Autor

Edición Impresa