Vivir sin crédito, misión casi imposible

Expertos opinan que hay dos grupos que forman los principales segmentos de personas sin crédito en Estados Unidos: los muy jóvenes (en particular aquellos que no han ingresado a la universidad) y la población inmigrante.

No contar con crédito en Estados Unidos es a veces sinónimo de pagar precios más elevados por los productos y servicios que consumimos.



No obstante, conseguir y mantener "un buen crédito" puede ser en ocasiones una misión casi imposible.

La razón es la siguiente: Para obtener un préstamo o una tarjeta de crédito necesitas, por supuesto, un buen historial crediticio. ¿Y cómo puedes establecer un buen historial de crédito? Bueno... solicitando un préstamo o una tarjeta de crédito y haciendo pagos a tiempo.

Esta realidad es como la pregunta de cuál fue primero, si el huevo o la gallina. En especial aplica cuando se trata de formar tu historial de crédito, opina Maxine Sweet, vicepresidenta de educación pública de Expirian, una de las tres principales agencias crediticias de Estados Unidos.

"Si no tienes crédito, no puedes conseguir crédito", indicó la experta. Es lo mismo que pasa con el círculo laboral: Sin experiencia de trabajo no puedes conseguir un empleo, pero tampoco puedes acumular experiencia sin un trabajo.

Sweet explica, sin embargo, que poco a poco se puede ascender en la escalera tradicional del sistema crediticio, y que sí existen algunas instituciones financieras dispuestas a confiar en personas sin historial de crédito previo.

En Estados Unidos hay entre 20 y 25 millones de personas que viven sin un historial de crédito, según cifras del Fair Isaac Corp., la empresa pionera en crear un sistema para el puntaje crediticio.

Asimismo, existe otro grupo de entre 30 y 35 millones de personas que tienen "muy poco crédito acumulado en su expediente", añadió la empresa a través de Craig Watts, su gerente de relaciones públicas.

Eso significa cerca de 60 millones de personas -cerca de una quinta parte de la población estadounidense- que tendrá problemas accediendo las alternativas tradicionales de crédito.

Al mismo tiempo, más y más empresas están revisando los historiales y puntajes de créditos de sus posibles clientes, antes de proporcionarles sus productos y servicios.

Muchas empresas aseguradoras y posibles empleadores, por ejemplo, están revisando con frecuencia el crédito de sus clientes y empleados. También lo están haciendo las entidades financieras que ofrecen préstamos hipotecarios y para automóviles.

Incluso, hasta complejos de apartamentos de alquiler y empresas de servicios básicos (electricidad, teléfono, agua potable, etc.) verifican el crédito de las personas antes de aceptarlos como nuevos clientes.

Avatar
Acerca del Autor