| 22-Nov-2017 01:01:23 pm

Opciones cuando no puedes pagar

Vender la propiedad, hablar con el banco y refinanciar la deuda, son algunas opciones para cuando no puedes cumplir rigurosamente con el pago mensual de la hipoteca. De esa forma, evitarás afrontar un juicio hipotecario que podría conducirte a la pérdida de la vivienda y dañar irreparablemente tu historial de crédito.

Vender la casa

Reaccionar a tiempo es la clave cuando el pago mensual de la hipoteca se vuelve imposible. Si ya recibiste un llamado de atención del banco recordándote que no recibió el último pago mensual (o más de uno) es hora de encontrar una solución al problema si es que quieres evitar un juicio hipotecario o foreclosure que podría terminar con la pérdida de la vivienda y una mancha imborrable en tu historial de crédito.

Si dejas de pagar la hipoteca mensual, el banco que te prestó el dinero actuará inmediatamente y eso se traducirá en una automática reposición legal de la vivienda por parte de la institución, al tiempo de concluirse el proceso del juicio hipotecario. La única forma de evitar el foreclosure es negociar una opción con el banco. Por ello, si se te agotaron las posibilidades de obtener fondos a través de familiares o conocidos, es tiempo de considerar la venta de la casa para evitar afrontar problemas mayores en el futuro.

"Muchas veces vender la casa es la solución al problema. La persona evita el juicio hipotecario, no daña su crédito y tiene la posibilidad de comprar otra casa más adelante cuando esté en condiciones de pagarla.

Un foreclosure le costaría mucho dinero y volvería casi nula la posibilidad de poder acceder a otra hipoteca o un simple préstamo personal", asegura el agente inmobiliario de la ciudad de Atlanta, Darío Rodríguez.

"Cuando el banco retoma posesión de la vivienda por el juicio hipotecario, la pone a la venta en el mercado e intenta colocarla lo antes posible, por lo que el precio puede llegar a ser menor al valor que realmente tiene la propiedad o incluso menor a la deuda. En este último caso, el propietario le quedaría debiendo todavía dinero al banco aún después de vendida la propiedad", explica Rodríguez.

Si consideras que tu situación financiera es transitoria y que ésta volverá por buen camino en un par de meses, entonces lo mejor es explicar la situación por la que atraviesas a la institución financiera que te otorgó el préstamo.

Acerca del Autor

Edición Impresa