¡México es Campeón del Mundo!

Los chicos Sub 17 consiguieron el triunfo internacional más importante en la historia para el fútbol mexicano.

LIMA- ¡Se hizo historia! Bastaron dos acciones relampagueantes para que el fútbol mexicano se hiciera con el primer campeonato mundial de fútbol en su larga historia, luego de derrotar 3-0 a Brasil en la final del Mundial Sub 17, celebrada en la capital del Perú.

Una selección histórica

Vela abrió el marcador para los aztecas en el minuto 31 mediante un cabezazo de palomita ante un centro de Giovani Dos Santos. Dos minutos después fue el lateral Omar Esparza quien, proyectado al ataque, remató desde fuera del área para batir al arquero brasileño, Felipe.

En el minuto 86 Guzmán puso el puntillazo, tras recibir un balón de profundidad y forcejear con el arquero Felipe.

Fue una victoria brillante e histórica que no dejó ninguna duda de que el mexicano fue el mejor equipo del certamen, una hazaña que rubricó con el título de goleador para Vela, quien marcó en cinco ocasiones a lo largo del torneo.

Con su derrota, Brasil pierde el título de la categoría que había alcanzado dos años atrás en el Mundial de Finlandia, mientras que México alcanza su primer título orbital en cualquier categoría.

Con dos equipos que a lo largo del torneo se caracterizaron por su poder ofensivo, el partido se inició con jugadas de peligro en ambas porterías.

Se esperaba en la tribuna el promocionado duelo entre el mexicano Giovani Dos Santos y el brasileño Anderson, pero éste quedó frustrado cuando el sudamericano resultó lesionado en una falta al borde del área mexicana en el minuto 9 y debió ser reemplazado siete minutos después por Mauricio.

En el minuto 14, un ingreso de Dos Santos fue rematado en forma desviada por Carlos Vela, en la primera ocasión clara del partido.

La ausencia de Anderson pareció afectar anímicamente a Brasil, que durante varios minutos cedió el control del mediocampo a México, que se lanzó con todo contra el arco de Felipe.

Después de los 25 minutos, sin embargo, Brasil pareció asentarse mejor en el terreno y se acercó mediante jugadas de balón parado. En un tiro libre en el minuto 29, Celso estrelló el balón contra el horizontal.

Pero tras esa jugada, México puso el 1-0: una entrada de Dos Santos por derecha terminó en un centro que fue conectado de palomita por el goleador Carlos Vela.

Todavía no acababan de asimilar los brasileños el gol cuando vino otra puntada. En la siguiente jugada de los mexicanos, un pase le llegó de profundidad al marcador Omar Esparza, quien la conectó de primera desde fuera del área para el 2-0.

Desde ahí el primer tiempo se convirtió en un monólogo azteca, haciendo parecer a los brasileños como un equipo de segunda categoría y dejando la sensación de que se venía una goleada histórica.

Brasil salió con todo en el segundo tiempo en busca de remontar los dos goles de desventaja, lo cual le supuso, en contraparte, correr riesgos frente al rápido contragolpe de los mexicanos, que en los primeros quince minutos del complemento estuvieron cerca de anotar un tercer y definitivo gol.

Los brasileños se acercaron al arco del golero Sergio Arias pero encontraron una defensa aplicada que neutralizó los ataques verdeamarillos. El final del partido fue una herradura en torno al arco mexicano, aunque Brasil lució sin ideas y sin la brillantez que suele tener en estos certámenes.

Como rúbrica de su histórica gesta, los mexicanos lograron un tercer y definitivo gol por medio de Ever Guzmán, un suplente de lujo que ingresó en cuatro partidos y en todos anotó.

"No me lo puedo creer. Esto es histórico para mi país", dijo al término del partido Dos Santos, un hijo de brasileño convertido en gran estrella no sólo de la final sino de todo el torneo.

Avatar
Acerca del Autor