Comer Enojada Puede Hacerte Engordar

Un estudio realizado por la Universidad de Yale revela que enojarte te hace subir de peso. Esto sucede por la siguiente razón; el cortisol, sustancia que se libera como respuesta al estrés, la cual, además, incrementa los niveles de azúcar en la sangre y eso provoca aumento de peso.
El estrés y la ira son una mezcla letal. Por un lado, la ira conduce al aumento de peso y el estrés evita la pérdida de peso. Muchas mujeres que viven luchando con la pérdida de peso, no comen mucho, pero tampoco pueden adelgazar. Hay varias razones para este tipo de rigidez de peso, y la mayoría son parte de nuestra vida cotidiana.
El cortisol permanece en el cuerpo por un largo tiempo y cambia el metabolismo de una persona del 'patrón de consumo' a la variedad 'patrón de almacenamiento'. Entonces, los mismos alimentos que podrían haber sido usados por el cuerpo ahora se almacenan, lo que aumenta el volumen de una persona. Esta hormona también es responsable de los músculos débiles y la grasa de la barriga, que son indicadores típicos de la obesidad relacionada con el estrés.
La ira y el estrés también causan que las hormonas desactiven los antojos de alimentos ricos en grasas, azúcar y sal. Las personas encuentran que las dietas son dolorosas no porque consuman menos alimentos, sino porque sus mentes y cuerpos piden a gritos comida chatarra.
Enojarnos nos hace engordar porque cuando nos enojamos tendemos a comer más de lo normal. Lo peor es que la mente no procesa realmente que estamos comiendo en exceso, simplemente cubre la necesidad de ansiedad que esto genera. Muchas personas, para calmar la ira buscan alimentos, pero esto puede ser contraproducente al elegir alimentos poco saludables, los cuales impactan en tu peso o pueden ocasionarte estreñimiento o diarrea.

Acerca del Autor
La Voz is celebrating its 20th year anniversary this year. Email: lavoz@bmi.net Phone: (509)545-3055 Mail: P.O.Box 1023 Pasco, WA 99301