Cómo es el Filme de Los Pitufos

Escrito el 04 Aug 2011
Comment: Off
El alto de tres manzanas apiladas, unos 25 centímetros, de un azul celeste, gorritos blancos y proporciones de bebés. Los Pitufos viven adentro de casitas en hongos del bosque, comparten todo lo que tienen, la comida, la alegría, las fiestas, los problemas. Tienen un enemigo en común y es humano, el malvado Gargamel, que quiere destruirlos y nunca sabremos del todo por qué los odia tanto, pero sí que no descansará hasta exprimirles la esencia azul que lo convertiría en el mago más poderoso del mundo.
El jueves llega la película que los recupera para la generación que en los ‘80 se levantaba y se acostaba con la banda sonora de la serie animada y esta vez será con tecnología 3D y aventuras en Nueva York.
Los Pitufos, hijos dilectos de Pierre Culliford, el belga mejor conocido como Peyo, que en 1958 los trajo al mundo como personajes secundarios dentro de una historia que publicó en Le Journal de Spirou. Azules y magnéticos, ahora tridimensionales para desembarcar en el gran éxito del cine estadounidense. En su primer fin de semana de debut recaudaron 36.2 millones de dólares y se convirtieron, junto con Cowboys & Aliens, en lo más visto de ese país, muy por encima de Harry Potter y de Capitán América.
A su favor, además de la fama y el tiempo lejos de las pantallas, los Pitufos tienen ahora el juego de interacción con humanos. La historia los ubica en un vórtice de tiempo y espacio a través del cual ingresan por accidente al mundo de los hombres y el desafío será lograr la manera de regresar a la aldea, antes de que el malvado Gargamel (Hank Azaria) y su gato Azrael los acorralen en alguna calle de Manhattan. En esa combinación, las escalas y los contrastes de universos les subraya la maravilla. Seis duendecitos perdidos en la ciudad más excitante del mundo, elegidos entre los 100 que integran la aldea para llevar adelante la épica con la que Sony Pictures aspira a congregar viejos televidentes y nueva audiencia infantil.
Pitufilandia
Atrapados en la realidad humana, los Pitufos serán guiados por Papá Pitufo en un mapa de vértigo, desconcierto y peligros. Patrick Winslow (Neil Patrick Harris) y su esposa Grace (Jayma Mays) –que además esperan su primer hijo– serán los aliados de civil, los que adoptarán a los fugitivos y deberán apadrinar el regreso al mundo mitológico del que salieron.
La pareja aporta el marco de realidad que orientará a las criaturas fuera del bosque original. Ella los adora y él se siente perturbado por su presencia en la casa. Para complicar todavía más la cosa, hay una tercera en el acorde, Odile (Sofía Vergara), la jefa de Patrick en una compañía de cosméticos y que se asociará con el hechicero malintencionado para componer la nueva gran revolución en el cuidado de la piel femenina.
Para condimentar las escenas, insertas muchas de ellas en el mundillo fashion de Nueva York, la película incorpora cameos de figuras como Joan Rivers, Liz Smith, Tom Colicchio, Olivia Palermo y Michael Musto, todos ataviados con sus propios guardarropas para la ocasión.
A imagen y semejanza
Entre los desafíos de llevar al cine a los Pitufos, y además hacerlo en 3D, la producción –dirigida pro Raja Gosnell– se embarcó en la construcción de un mundo observado desde la escala diminuta de un ser del tamaño de una botella chica de gaseosa. Los duendes miran todo desde abajo, el entorno humano es una jungla de amenazas a cada minúsculo paso que dan y todo lo que miran lo miran hacia arriba. Para dar realidad a esta ficción, los creadores inventaron un dispositivo de funcionamiento similar a un periscopio, a partir del cual encontraron las tomas y puntos de vista de un ojo ubicado a menos de 30 centímetros del suelo.
Además del mundo a su alrededor, también los Pitufos sufrieron algunos cambios en el camino al cine. La anatomía, por ejemplo, se modificó para que pareciera que son de carne y hueso, con movimientos, peso y estructura de cuerpos reales, aunque con proporciones fantásticas, como altura de dos cabezas y media, pies del largo de las piernas y manos como guantes de béisbol.“Los Pitufos con una analogía para una nación. Enfatizan los valores familiares y la importancia de cooperar. Siempre ven lo mejor de la gente primero, realmente se cuidan y se preocupan unos por otros”, dice Jordan Kerner, productor del filme. Para condensar todos esos valores en 86 minutos de película, de la aldea de cien fueron elegidos los seis mejores: Pitufina, Papá Pitufo, Tontín, Valiente, Filósofo y Gruñón. “Son todos similares, pero cada uno es único. Todos nos podemos reconocer en uno de los Pitufos, hay uno para cada personalidad y tienen cualidades que la gente desearía tener”, dice Veronique, la hija de Peyo, la otra.
¿Maléficos o divinos? De diabólicos hasta maléficos, los Pitufos remaron la mala fama que los precedía en sus comienzos hasta convertirse en un fenómeno de audiencia el todo el mundo. Los estudios Hannah Barbera hicieron de ellos un éxito televisivo en los ‘80 y con el merchandising reavivaron el mito: un muñeco, poster o dibujo de los duendes alcanzaba para canalizar al demonio en la habitación de un niño. El furor no cesó por ello, y el encanto azul sigue intacto.
Pitufina en la voz. El casting para ponerle la voz a los personajes se realizó de incógnito. Los productores seleccionaron voces de un banco de opciones, sin saber a qué figura pertenecía cada una. Katy Perry fue la que mejor encajaba para darle la palabra a Pitufina, y cuando se enteró de que había sido elegida declaró que se siente identificada con la blonda seductora. “Me pidieron que agregara matices al personaje, así que pude ser juguetona y linda, un poco traviesa y divertida. Fue muy interesante participar en la creación de Pitufina. Resultó genial, básicamente es mi voz con ciertas asperezas, como si hubiera tomado demasiadas tazas de café”, dice la cantante y agrega que el paso al doblaje no fue demasiado contraste con su oficio. “A veces me siento muy caricaturesca simplemente en cómo me presento, así que fue una progresión natural, lo hice con facilidad”.
Los Pitufos
Filme animado en 3D, dirigido por Raja Gosnell, con los personajes de la tira televisiva animada de la década de 1980.

Avatar
Acerca del Autor