Condenan Redada en Washington

WASHINGTON - Organizaciones a favor de los derechos de los inmigrantes condenaron el jueves una redada ejecutada el martes por agentes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en Bellingham, estado de Washington, donde fueron arrestados 28 trabajadores inmigrantes. Se trató de la primera batida durante el gobierno del presidente Barack Obama, que asumió el poder el 20 de enero.

Ali Noorani, Director Ejecutivo del National Forum Immigration (NFI), en Washington DC, dijo que "el Presidente ha sido claro sobre sus planes de economía, educación, salud pública, su postura sobre Irak y Afganistán; por eso esperamos que de la misma manera sea claro y consistente en su plan de inmigración". Y agregó: "Tan solo una semana después de que el Presidente le dijera a la audiencia hispana del show de radio del Piolín, en California, que él esta fuertemente comprometido a arreglar nuestro desastroso sistema de inmigración a través de una reforma migratoria completa, ahora somos testigos de otra redada en un lugar de trabajo en Bellingham con personas encadenas y helicópteros en el aire".

La secretaria del DHS, Janet Napolitano, ordenó el miércoles una investigación sobre el operativo en una fábrica manufacturera de Bellingham, donde agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, una de las 23 dependencias que integran el DHS) arrestaron a 25 hombres y tres mujeres.

"El presidente Obama nos dijo que creyéramos en el cambio, a la vez que él trabajaba en nombre de todos los estadounidenses", señaló Jorge-Mario Cabrera, director de educación de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Angeles (CHIRLA). "Las redadas no son cambio (…)son restos de las fallidas políticas migratorias que no han hecho nada para resolver la problemática de inmigración ilegal que enfrentamos", agregó."Necesitamos acciones inmediatas que respalden el compromiso personal del presidente con el electorado estadounidense, incluyendo a los más de 10.5 millones de votantes hispanos, (acerca de) que es prioritaria una solución migratoria humana", dijo Cabrera.

A su vez, la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados lamentó la primera redada realizada por el nuevo Gobierno de Estados Unidos contra indocumentados y dijo que "a pesar de las promesas de cambio de la nueva administración, las redadas y deportaciones no se han detenido". Afirmó que la detención este martes de 28 inmigrantes indocumentados, en su mayoría mexicanos que trabajaban en Yamato Motores, solamente sirve para "separar familias y aterrorizar comunidades". "Es una vergüenza que en momentos de recesión económica, se gasten miles de millones de dólares en el arresto y encarcelamiento de inmigrantes que no significan ninguna amenaza al país", agregó.

Acerca del Autor