Consejos fáciles para reducir las deudas

Nos disponemos a recibir un nuevo año, en el cual viene incluida la lista anual de resoluciones. Si obras como una gran cantidad de estadounidenses, tu relación contará seguramente con la prioridad primordial de reducir tus deudas.

En la actualidad, parece como si las tarjetas de crédito, al igual que el perro caliente o el pastel de manzanas, forman parte intrínseca del estilo de vida americano. Sin embargo, las deudas de esas tarjetas pueden tener efectos funestos para muchas personas, tanto en el aspecto financiero como en el emocional. El primer paso para lograr la ansiada libertad financiera es concentrarse en el ahorro y las inversiones. A continuación, algunas medidas que puedes tomar para reducir tus deudas y retomar el control de tu vida:

1. Quédate con un par de tarjetas. Se trata de una decisión difícil, pero necesaria. ¿Con cuál te quedas? Pues con las dos que tengan menores tasas de interés. Y elimina, sobre todo, las tarjetas de crédito expedidas por tu tienda. Generalmente, son las más peligrosas, pues tienen las tasas de interés más elevadas.

2. Negocia una tasa más baja. No lo dudes, puedes hacerlo. Las compañías de tarjetas de crédito quieren conservarte como cliente, por lo que existe una competencia entre las diferentes expedidoras. Seguramente no quieren que renuncies a sus servicios. Llama a esas compañías y pídeles una tasa de interés menor. Vale la pena, y, en muchos casos, sólo basta pedirla para que te la concedan.

3. Reserva los pagos mayores para las tarjetas con la tasa de interés más alta. Los pagos por concepto de intereses se acumulan con mayor rapidez, especialmente en sumas respetables. O sea, que debes saldar la deuda con la tasa de interés más elevada. Y abona la cantidad mínima en las tarjetas con menor tasa de interés hasta que hayas saldado el balance en las de mayor tasa.

Visita www.metlife.com para más información, y para aprender a iniciar la edificación de tu libertad financiera.

Avatar
Acerca del Autor