Gasta menos,disfrútalo más

El cuidado del auto es como el cuidado de la salud, es mejor cuidarse y mantenerse que esperar a que llegue una emergencia.

Quizá es el olor a nuevo, el brillo del color sin estrenar o la novedad del último accesorio electrónico que en realidad no sabes cómo demonios se programa. Lo cierto es que los autos tienen un encanto que nos hace perder el sentido común y hacen que la mayoría bote más dinero.

¿Gastas demasiado en tu auto? Más vale prevenir ....

La amplia zona gris entre la obsesión total por el auto - ese vecino que lo encera todos los sábados y le compra todos los accesorios posibles, aunque innecesarios- y la negligencia total - la mujer del vecino que no sabe que además de gasolina, los autos necesitan aceite, agua y aire- es donde tu amado medio de transporte se puede convertir en un verdadero barril sin fondo.

Desde lo más básico, como cambiar tú mismo los limpiaparabrisas o los filtros de aire y gasolina, hasta mantener el nivel de los líquidos de frenos y sistema de enfriamiento, hasta cosas tan complicadas como decidir entre reemplazar los amortiguadores o las llantas, todo cuesta dinero, pero si sabes lo que estás haciendo, puedes ahorrar cientos de dólares al año. Por ejemplo, si tu auto comienza a echar humo por el capó y te deja tirado por la carretera, puedes determinar que simplemente es una manguera de $5 dólares que se reventó y está dejando escapar algo de vapor.

Pero si no tienes la más mínima idea de cómo se destapa el motor, puede venir un “experto” a decirte que debes cambiar la válvula de la chafandrana de la pirusqueta del celenodie y que te va a costar $500 ... en oferta especial.

Y más obvio aún, si en el tablero de tu auto se enciende la indicación “Check Engine”, hazle caso. Algo requiere tu atención y mientras más pronto mejor. Mientras más te tardes en ponerle atención, más caro te saldrá resolver el problema.

Avatar
Acerca del Autor