Gorditas y Triunfadoras

Escrito el 04 Dec 2008
Comment: Off
El ideal de belleza de este siglo es uno solo: talla 0. La mujer promedio y la de la pantalla viven sometidas a una misma tortura, vivir haciendo dieta y mantenerse eternamente flacas. Por eso sorprende cuando, por aquí y allá, surge una historia de éxito ligada a una talla grande como la de la Dreamgirl Jennifer Hudson, o se admira una figura rellenita como la de Kate Winslet, u ocurre lo inconcebible, ¡aparece una reina de belleza con una talla de dos dígitos! En marzo del 2008, el sitio de Internet del Daily News de Londres anunciaba que por primera vez una candidata al titulo de Miss Inglaterra vestía una talla grande. Efectivamente la nueva Miss Surrey es Chloe Marshall, una estudiante de estética que mide 5 pies 10, tiene 16 años y usa talla 16 (talla 14 en USA). La jovencita hizo estas declaraciones en contra de los estereotipos. "Quiero demostrar que se puede ser linda y no ser talla 0”".

Desafortunadamente los comentarios a la nota y en blogs traen respuestas tóxicas a las palabras de Chloe, desde que ganó el título sólo porque le tuvieron lastima, hasta que ser gorda no es motivo de orgullo. La gran ironía es que la actual Miss Surrey no es la primera chica 'talla grande' en ganar un concurso de belleza en el Siglo XXI. Es la primera 'talla normal', porque de acuerdo con un estudio de SizeUSA, la mujer americana (y la caucásica del primer mundo) es talla 14. ¿Quien lo creería, no? Uno de los que lo cree es el oncólogo William Dunn-Fernández, autor del informe The Obesity Flood. "A las mujeres se les envía un mensajes erróneo de que una talla o un peso particular es la única forma de belleza aceptable". Según el médico, una mujer de 5,4 de estatura (la estatura media de la mujer caucásica. 5,2 para la latina), y con un índice de masa corpórea de 25 o menos, puede perfectamente pesar 145 libras. Lamentablemente las mujeres, no importa su contextura física, luchan hoy por pesar 95 libras, lo que es peligroso. "Esas mujeres se deprimen y tras años de baja autoestima, se dan por vencidas y suben más de peso", advierte el doctor Dunn-Fernández. Entre estas mujeres también se cuentan las estrellas de la canción, las luminarias del cine, del modelaje y las reinas de belleza que no son todas "morenitas curvilíneas" como se autodescribe Chloe Marshall.

Avatar
Acerca del Autor