Inmigrantes no quitan trabajos

Estudio refuta postura antiinmigrante

WASHINGTON - (EFE) Los trabajadores extranjeros no están desplazando a los obreros nacidos en Estados Unidos, como aseguran algunos grupos antiinmigrantes, reveló el jueves un estudio difundido en Washington hoy por el Centro Hispano Pew.

El estudio aporta abundantes pruebas de que no existe relación entre el rápido aumento de la población de origen extranjero y los obstáculos que para obtener trabajo afrontan los trabajadores estadounidenses.

La tesis de que los extranjeros quitan oportunidades de empleo a los obreros nacidos en Estados Unidos es planteada por sectores ultra conservadores, quienes se oponen a que el Congreso apruebe una reforma migratoria amplia que incluya una vía para la legalización de millones de indocumentados que viven en este país.

Algunos legisladores republicanos, entre ellos James Sensenbrenner (Wisconsin) y Tom Tancredo (Colorado), y grupos como Minuteman, refieren que los extranjeros desplazan de sus opuestos de trabajo a los estadounidenses, argumento que fue desechado por el informe del Centro.

Los antiinmigrantes consideran que este supuesto fenómeno laboral también contribuye al aumento del desempleo entre los ciudadanos de Estados Unidos.

El Centro Pew es un grupo de investigación no partidista basado en Washington y sustenta sus afirmaciones con estadísticas y otros datos oficiales recabados entre 1990 y 2000, y el posterior período de recesión económica y gradual recuperación hasta el 2004.

El análisis asegura que entre 1990 y 2000, el 25 por ciento de los trabajadores nacidos en Estados Unidos vivían en estados con condiciones favorables de trabajo para ellos, a pesar del rápido aumento en la población de origen extranjero en esas zonas.

En esa década, sólo el 15 por ciento de obreros estadounidenses residía en estados donde el aumento de la población de origen extranjero se relacionaba con consecuencias negativas para los trabajadores de este país.

El 60 por ciento restante de obreros nativos de Estados Unidos, agrega, se había asentado en estados donde les era difícil lograr empleo aún cuando la subida demográfica de nacidos en terceros países estaba por debajo de la media.

Los autores del estudio, Rakesh Kochhar y Roberto Suro, director del Centro Hispano Pew, explicaron en una conferencia de prensa telefónica que una situación similar se registró en el período de 2000 a 2004.

Precisaron que el tamaño de la fuerza de trabajo de los nacidos en el extranjero no se relaciona con las perspectivas de empleo para los obreros originarios de Estados Unidos.



Avatar
Acerca del Autor