No te aloques en Navidad

El período navideño es una "época de alto riesgo" para los compradores compulsivos, que necesitan gastar su dinero en las tiendas para calmar su ansia.

Antes, durante y después de las Fiestas de Navidad. En nuestra casa, centros comerciales y desplazamientos en vehículos. En todo momento y escenario, conviene mantener los gastos bajo control y ahorrar razonablemente, para que las actividades navideñas no repercutan desmesuradamente en la economía doméstica ni el ascenso de la denominada "cuesta de enero", se prolongue durante varios meses más.

Comidas, regalos, salidas, llamadas telefónicas, vacaciones, viajes. Durante las Fiestas de Navidad, muchos deseos se ven realizados, los estómagos saciados, y los espíritus reconfortados

Pero si no se presta una atención sostenida y consciente al dinero que se invierte en los dispendios navideños, puede que después de efectuar el último brindis del año o de que los niños abran sus regalos de Reyes, nos espere una realidad más cruda y menos festiva, de bolsillos adelgazados, cuentas corrientes raquíticas, créditos excedidos y tarjetas bancarias agotadas.

Los expertos en consumo y economía familiar brindan sus mejores consejos para mantener los gastos bajo control y no desbaratar en unos pocos días el presupuesto de buena parte del año, en una época en la cual no sólo se gasta más sino que muchas de las cosas que adquirimos también cuestan más.

Lo primero, vacúnate contra la adicción a las compras: El período navideño es una "época de alto riesgo" para los compradores compulsivos, que necesitan gastar su dinero en las tiendas para calmar su ansia.

Hay una serie de síntomas clásicos de este tipo de conducta que conviene vigilar. El adicto a la compra siente un gran placer con la adquisición pero muchas veces no utiliza los objetos que adquiere sino que los acumula o pierde interés en ellos.

Avatar
Acerca del Autor