Se Acerca a Dios ¡Para Matarse!

Escrito el 23 Jan 2012
Comment: Off
NUEVO LAREDO.- Un hombre al parecer enfermo de los nervios que quería hablar con Dios y con un cura, se atrincheró ayer por la mañana dentro de la Iglesia San Judas Tadeo. El personal de la iglesia reportó muy temprano el incidente ya que el hombre se subió a los techos de parroquia y andaba muy cerca de los cables de energía eléctrica y se temía un posible suicidio. Personal de la Iglesia San Judas Tadeo y vecinos del sector inicialmente hablaron a Protección Civil, pero su personal nunca acudió al llamado de emergencia.
Los que sí acudieron fueron los bomberos que se adentraron a sus instalaciones y observaron que arriba del altar se encontraba una persona del sexo masculino que caminaba de un lugar a otro y pedía la presencia de un padre.
Era Eduardo Daniel Villalobos, un muchacho de 26 años, vecino de la colonia del Issste y asiduo concurrente de la parroquia al igual que su familia. Juan Ángel Villasana, primer comandante de los bomberos, dialogó con Eduardo Daniel, pero no quería hablar, por lo que pidieron al personal de la iglesia contactar a un padre. El padre Elio acudió a la iglesia y se dirigió hacia el altar para dialogar con el hombre atrincherado. El reverendo sí habló con Eduardo Daniel, pero pasados varios minutos, se retiró aduciendo que tenía mucho trabajo y dejó el problema a los bomberos.
Los bomberos pidieron la presencia de agentes de la Policía Especial Tamaulipas para ayudar a sacar a Eduardo Daniel, observando todo esto María Aranda Villalobos, su madre. María dijo que desde la madrugada del lunes, su hijo amaneció alterado de los nervios y se salió de la casa muy agresivo a la calle y luego regresó a dormir a la casa.
Ayer por la mañana se volvió a salir de la casa y acudió a la iglesia, subiéndose por los techos del edificio, siendo visto por muchas personas y finalmente atrincherarse en el altar.
Tomando todo tipo de precauciones, bomberos y policías especiales entraron por Eduardo Daniel y lo sometieron para luego aplicarle un sedante y subirlo a una ambulancia para llevarlo a un centro siquiátrico con la autorización de la señora Villalobos.

Avatar
Acerca del Autor