¿Seguro quieres ser mamá?

Preguntas que debes hacerte…

Escrito el 05 Jun 2008
Comment: Off
Decidir tener un hijo no es un tema que debe tomarse a la ligera. Si bien ningún momento es mejor que otro para quedar embarazada, es importante que analices con tu pareja cuándo quieres que eso ocurra. No olvides que tener un bebé cambiará muchos de los hábitos a los que estabas acostumbrada, por ello aquí te presentamos diez preguntas que debes hacerte antes de concebir. ¿Por qué deseas tener un bebé? ¿Has tomado esta decisión en consenso con tu pareja o has sido presionada?

Esta pregunta es fundamental, ya que tú tienes la decisión de tener un hijo o no. Es importante que reflexiones sobre ello y pienses por qué deseas hacerlo. Esta determinación debe ser tomada libremente, sin presiones ni de tu pareja, ni de tus padres, ni de tus amigas. Porque una decisión que ha sido reflexionada seriamente y tomada libremente, va a ser siempre una decisión más segura.

¿Tú y tu pareja están listos

para ser padres?

Es difícil saber si estás listo o no. Todas las personas tenemos distintas maduraciones por lo que no hay una fórmula que diga cuando se lo está. Lo primordial, es que pienses en las cosas que tú quieres hacer antes de tener un hijo. Es decir, si tu prioridad es estudiar y recibirte, sería bueno que esperaras a que eso pase, para tomar esa gran decisión. Si no tienes pareja: ¿Estás preparada para tener un hijo sola? ¿Tienes a alguien que pueda ayudarte?

Hay muchas mujeres solteras que deciden tener hijos, no es nada del otro mundo. Pero tú debes pensar en el bienestar del niño. Si no tienes amigos o familiares que puedan ayudarte puede ser muy difícil, ya que es probable que termines trabajando mucho y viendo muy poco a tu hijo.

¿Cómo tienes pensado

cuidar a tu hijo?

Hay muchas mujeres que deciden dedicarse exclusivamente a su hijo durante el primer año de vida. Eso no quiere decir que quien trabaja, no es tan buena madre como quien no lo hace. Lo primordial, es que siempre tengas un tiempo para jugar y compartir con tu hijo. El momento del baño o de la comida, son muy buenos para estrechar los vínculos.

Avatar
Acerca del Autor