Sobre el Renacer de Unos y la Miseria de los Otros

El gran triunfo en el llamado clásico nacional sobre América todavía se disfruta en el seno de Guadalajara, sin embargo, el delantero Alberto Medina señaló en los medios de prensa que todavía ellos no han logrado nada y les restan duelos para confirmar su pase a la liguilla.
El cuadro que dirige Fernando Quirarte recibirá el miércoles de esta semana a Tigres de la UANL, choque en el cual pondrá en juego el primer sitio de la clasificación general, el sábado que viene visitará al Atlas en el clásico tapatío y en la última jornada de la fase regular recibirá a Pachuca.
Ante esta situación, Medina afirmó que el equipo era consciente de que “quedan tres finales y vamos a tratar de ganarlas para poder estar en la liguilla”. Reconoció el jugador como lo hacen los fanáticos por lo demás que el fin de semana fue redondo para ellos, no sólo porque salieron adelante en el compromiso más importante de la campaña, sino porque les dio la posibilidad de asumir la punta del futbol mexicano.
En realidad cabe hacer notar que todas las combinaciones se pusieron en el lugar adecuado para que las Chivas fueran los líderes y ahora apuntan a tratar de terminar así durante el torneo, en el primer lugar.
Fue curioso el observar que muchos de los jugadores de las Chivas descartaron que el objetivo de Chivas haya sido dejar prácticamente fuera de toda posibilidad de buscar un sitio en la liguilla a su acérrimo rival, el América. Sin embargo el portero Americanista algo tuvo que ver con la debacle del fin de semana.
Un eterno aspirante a una oportunidad de defender la valla del equipo el problema es que cuando tuvo que rendir no ha podido y cometió errores que definieron por completo el rumbo de las acciones, para convertirse en el villano de su propia historia y de la de todos los americanistas. Pero este sí fue un clásico sobre todo en los primeros 20 minutos, en los que los gritos de alegría y decepción se apoderaron de la gente en un Coloso de Santa Úrsula que vio cómo, apenas al minuto seis, el cero se rompía y de la mano del gol también el partido.
Muchos aficionados todavía no se terminaban de acomodar en sus asientos, cuando una excelente combinación le permitió a Marco Fabián de la Mora mandar por izquierda un centro al área, donde Antonio Gallardo se levantó para conectar un cabezazo pegado al poste derecho y poner el 1-0 parcial.
Por esas circunstancias que se dan en un partido de futbol presentando un volumen de juego mucho menor que su rival, los de casa lograron acortar distancias, sólo siete minutos después, en el cobro de una falta en tres cuartos de cancha al área, donde el ecuatoriano Benítez se levantó para cabecear y poner el esférico pegado al poste derecho, inalcanzable para Luis Michel.
Hasta ahí parecía que todo sería muy parejo, algo con lo que el portero Navarrete no estuvo de acuerdo, pues un error infantil le abrió las puertas a Chivas para recuperar la ventaja al soltar un balón que tenía controlado, pero que atolondradamente dejó a la deriva para que Marco Fabián sólo lo empujara al fondo de las redes, al minuto 18 del cotejo.
Como al otro del lado del campo Chivas esa tarde sí tuvo portero en la persona de Michel, todo fue mal de peor para un equipo como el América que sigue sufriendo las miserias que parecen no querer abandonarle.

Avatar
Acerca del Autor
Comentarios de temas relacionados con el fútbol en particular y el deporte en general para distintos medios de Chile y los Estados Unidos.