2005 será clave para los ilegales

Migración estará en agenda del Congreso.

Millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos aguardan expectantes el comienzo de 2005 tras el anuncio formulado por un senador republicano y un demócrata, de que en enero la reforma a las leyes de inmigración será tema central en la agenda parlamentaria.

El senador John McCain (republicano de Arizona), dijo en el Capitolio que "no podremos nunca asegurarle al pueblo estadounidense que está protegido de los terroristas si nuestras fronteras continúan siendo traspasadas por personas que vienen ilegalmente".

El comentario fue hecho al término de la votación (89 a favor y 2 en contra) que reformó el sistema de inteligencia estadounidense y dejó fuera enmiendas impulsadas por el sector más conservador de los republicanos, entre ellas la emisión de una licencia nacional de conducir.

McCain es impulsor de un plan para crear visas temporales de trabajo para campesinos, iniciativa que sirvió de base para la propuesta migratoria que el presidente George W. Bush entregó el 7 de enero en la Casa Blanca.

A su vez, el senador Edward Kennedy (demócrata de Massachussets) también manifestó su apoyo a una reforma de las leyes de inmigración.

Kennedy promueve que se otorgue residencia a indocumentados que llevan al menos cinco años en Estados Unidos, tengan un trabajo, paguen impuestos y carezcan de antecedentes criminales.

Tanto McCain como Kennedy patrocinan dos de las propuestas migratorias más importantes en manos del congreso.

En julio de 2003 McCain y los representantes Jim Kolbe y Jeff Flake (republicanos de Arizona), presentaron el proyecto de ley Border Security and Immigration Improvement Act - Amends the Immigration and Nationality Act (H.R.2899), que tiene dos propósitos: Frenar el cruce de inmigrantes indocumentados, y Otorgar la oportunidad de regularizar el estatus migratorio de miles de indocumentados que viven en Estados Unidos, principalmente trabajadores mexicanos.

La H.R.2899 propone crear dos nuevas categorías de visa, la H4-A y la H4-B, que estarán destinadas a trabajadores que se encuentran en Estados Unidos o que vivan en el extranjero.

La visa H4-A, señala el proyecto, se destinará a las personas que viven en el extranjero y que desean venir a Estados Unidos, mientras que la otra, la visa tipo H4-B, estará destinada a aquellos inmigrantes indocumentados que se encuentran en Estados Unidos.

Las nuevas visas estarán destinadas a inmigrantes que puedan ocupar puestos de trabajo que sean rechazados por ciudadanos estadounidenses en áreas tales como agricultura, hotelería y restaurantes y podrán ser renovadas una sola vez por otros tres años.

Avatar
Acerca del Autor