Cámara endureció plan migratorio

ESTADOS UNIDOS - El Partido Demócrata condenó la adopción del proyecto republicano en la Cámara baja que convierte en criminales a indocumentados e impone sanciones a familiares estadunidenses de ilegales que los ayuden a permanecer en el país.

Esta semana, los republicanos siguieron con su ataque constante contra la comunidad inmigrante. Lo hicieron con uno de los proyectos de ley antiinmigrante más viles y viciosos que jamás se haya debatido en el Congreso", dijo Luis Gutiérrez, diputado demócrata por Illinois

En la respuesta radiofónica sabatina del Partido Demócrata, Gutiérrez acusó que en lugar de trabajar en conjunto "para arreglar un sistema de inmigración que no funciona, los republicanos lanzaron un ataque sin misericordia".

Un ataque "sin precedentes contra los inmigrantes documentados e indocumentados", agregó. "Esta legislación haría posible que lleven a la cárcel a un ciudadano de este país que tiene una esposa o madre o padre que es indocumentado", señaló. La Cámara de Representantes aprobó la noche del viernes un proyecto que refuerza la seguridad fronteriza y convierte en delito penal la presencia ilegal de cualquier persona en Estados Unidos.

México y grupos activistas hispanos consideraron que la llamada "Ley de protección fronteriza, antiterrorismo y control de la inmigración ilegal" no representa una solución al problema y más bien, según los grupos civiles, ha criminalizado a 11 millones de indocumentados que viven y trabajan en el país.

El proyecto, que tiene el abierto apoyo del presidente George W. Bush, fue aprobado por votación final de 239-182 y debe servir de preámbulo, según la Casa Blanca, al debate del proyecto de trabajadores temporales propuesto por Bush hace dos años.

Pero ese programa ha quedado más bien excluido, una maniobra que disgustó a legisladores tanto demócratas como republicanos que al final constituyeron la fuerte oposición reflejada en la votación final hecha alrededor de las 02:00 GMT del sábado.

"Estados Unidos es una nación construida sobre el estado de derecho, y esta iniciativa nos ayudará a proteger nuestras fronteras y a combatir la entrada ilegal a Estados Unidos", dijo Bush en un comunicado. "Insto al Senado a emprender acciones sobre la reforma de inmigración, de modo que yo pueda promulgar como ley una buena iniciativa".

Una medida que no pasó a votación por oposición de los líderes republicanos, que controlan la cámara baja, fue una propuesta para negar ciudadanía estadounidense a los hijos nacidos en Estados Unidos de padres indocumentados.

Acerca del Autor