Candidatos muestran sus verdaderas caras

WASHINGTON, DC - Cuando el gobernador demócrata de Nueva York, Eliot Spitzer, ofreció dar licencias de manejar a los indocumentados, miles celebraron el anuncio.

Pero 50 días más tarde el plan demócrata enfrenta un serio reto en el Senado: los republicanos presentaron un proyecto que, de ser aprobado, prohibiría que los estados otorguen carné de manejo a extranjeros sin estatus legal de permanencia en Estados Unidos.

El senador Norm Coleman (republicano de Minnesota) y 15 copatrocinadores -todos del mismo partido-, sometió el jueves a consideración del pleno una resolución condenando a los estados que emitan licencias de conducir a inmigrantes ilegales.

Cuando los estados participan en estas prácticas", dijo, "estamos diciendo a los indocumentados que pueden vivir aquí con impunidad.

"En el fondo, este es un asunto de seguridad nacional", agregó. "Después de los ataques del 11 de septiembre (de 2001), hemos prometido a los estadounidenses que haremos este país más seguro". Coleman agregó que "en un momento en el que estamos intentando arreglar el sistema migratorio del país, se torna difícil hacer eso si da la impresión de que simplemente no existe un respeto mínimo por la ley".

Si la resolución de Coleman se aprueba, los estados tendrían serias dificultades para decidir por sí mismos si otorgan licencias a extranjeros sin estatus legal, y dificultaría la vida de 12 millones de personas que en los últimos tres años han aguardado ansiosos que el Congreso apruebe una reforma migratoria amplia que incluya una vía de legalización. El último debate, iniciado el 21 de mayo para discutir un plan tripartita elaborado en secreto por negociadores demócratas, republicanos y de la Casa Blanca, fracasó abruptamente el 28 de junio por falta de apoyo de los partidos que lo redactaron.

El frustrado plan dejó la vía libre a los estados y las municipalidades para que adoptaran medidas encaminadas a resolver la inmigración indocumentada, una batalla en la que predominan las iniciativas antiinmigrantes.

Avatar
Acerca del Autor