Los Arbitrajes y las Excusas de Siempre

Como casi todos ya saben el club América critica la actuación de los árbitros y es claro que lo hace para ocultar sus propias limitaciones futbolísticas. Es lo que muchos piensan y lo dijo con claridad Andrés Fassi, vicepresidente de Pachuca, respondiendo a las palabras de Michel Bauer, presidente de las Águilas, tras la derrota ante los Tuzos en la fecha uno del presente torneo de futbol. Al final de dicho duelo, el jerarca del cuadro Americanista indicó que la actuación del silbante José Alfredo Peñaloza había sido un "robo" favoreciendo a los Tuzos. Fassi, molesto, manifestó que su equipo nunca se ha quejado por esta situación de los arbitrajes y recordó que en dos finales del futbol mexicano perdidas por los Tuzos hubo decisiones arbitrales erradas y Pachuca jamás se ha quejado. El dirigente aseguraba que en los últimos 10 años su club ha empezado a hacer cosas y a erigirse en una institución al nivel de las denominadas grandes y eso molesta a gente como Bauer, ya que Pachuca es el equipo más exitoso de la última década en el futbol mexicano.
Es un buen argumento el de Fassi ya que no solamente en el ámbito deportivo, también en el ámbito social los Tuzos tratan de hacer bien las cosas. La otra cara de la moneda es la de Michel Bauer, directivo que se ha llevado una multa de 120 mil pesos por hacer claro su sentir de que al América le robaron dos goles por mala decisión arbitral ante
Pachuca. En esa oportunidad Bauer puso en tela de juicio, indirectamente, al árbitro en turno, Peñaloza. Es cierto que errores arbitrales que son ya cosa de cada día le cuestan a los clubes prestigio, dinero y proyección pero que algunos periodistas digan que estos clubes poderosos están indefensos ante los dispares criterios que aplican los hombres de negro, porque supuestamente estos salen siempre limpios y libres de cualquier culpa, parece un tanto infantil, ya que al final todos los estamentos del futbol mexicano obedecen a las mismas autoridades y caras de siempre.
Otra cosa que soprende es que se diga que en México hay libertad de expresión, una idea que es entendida como algo parecido a lo que se vive en los Estados Unidos. Pues no, no es lo mismo y es cierto que se puede decir lo que se quiere pero las partes afectadas son libres para sancionar conductas que consideren inapropiadas y, en este caso, poseen las facultades para hacerlo. Los dueños, presidentes de clubes grandes y muchos jugadores son seres intocables.Una cosa es decir que el arbitraje mexicano quedó expuesto por los errores otra vez, otra muy distinta es achacar esa falta de decisión en un caso particular a la supuesta impunidad que hay. Un jugador que le falta el respeto o agrede a la autoridad debe ser y es, en general castigado. Un poderoso directivo que habla mucho pero produce muy poco no es un pobre individuo indefenso. Lo que Bauer y los que le apoyan debiesen hacer es entregar los dineros que Salvador Cabañas necesita para terminar de solventar los gastos de su tratamiento de salud y terminar de tapar sus desaciertos con las viejas excusas y culpando a los arbitrajes.

Avatar
Acerca del Autor
Comentarios de temas relacionados con el fútbol en particular y el deporte en general para distintos medios de Chile y los Estados Unidos.