Muchos Conocidos así como no Conocidos llegaron a la Convención de los Demócratas

Discurso por Martin Luther King III Hijo mayor del Dr. Martin Luther King

Escrito el 11 Sep 2008
Comment: Off
DENVER, HISPANIC PR WIRE- Mientras estaba esperando subir al estrado, no podía evitar pensar lo orgulloso que estaría mi padre: orgulloso de Barack Obama, orgulloso del partido que lo nominó y orgullo de los Estados Unidos que lo elegirá. En este día, exactamente hace 45 años, mi padre se paró en el National Mall en la sombra de Abraham Lincoln y proclamó, "¡Tengo el sueño de..!

Que un día, esta nación se elevará y realizará el verdadero significado de su credo." Todos somos hijos de este sueño, y él está en nuestras almas y mentes.

Pero no solo eso, él está en las esperanzas y sueños, la competencia y el valor, la virtud y la preparación de Barack Obama.

Pero mi padre no tardaría en recordarnos que realizar su sueño no es el trabajo de Barack Obama solamente. Estados Unidos necesita más que un gran presidente para realizar el sueño de mi padre. Lo quenecesita Estados Unidos es un gran Estados Unidos.

Como decía mi padre: un país no se mide del donde está durante los tiempos de comodidad y conveniencia, pero donde está durante los tiempos de desafío y controversia.

En algunos temas, la cobardía pregunta, ¿es segura la posición? La conveniencia pregunta, ¿es política la posición? La vanidad pregunta, ¿es popular la posición? Pero hay algo más profundo dentro de nosotros llamado conciencia que pregunta, ¿es la posición correcta? A veces debemos tomar las posiciones que no son ni seguras, políticas, o popular; ¡debemos tomarlas porque son correctas! Si vamos a ser una gran democracia, debemos tomar un papel activo en nuestra democracia. Debemos hacer la democracia. Eso vas más allá de votar. Debemos activamente apoyar las causas que aseguran el bien en común.

En cinco años cortos, cuando reflexionemos sobre el aniversario 50 de la Marcha en Washington, reflejemos y celebremos la audacia para reparar la pobreza, conmemorar la esperanza y la fe que nos llevó a encargarnos de nuestras vidas y comunidades, y venerar nuestro sueño de vida, libertad y felicidad, a través de una dedicación renovada de prevenir que las guerras injustas empiecen.

Y veamos hacia adelante a los próximos 50 años mientras nos paramos juntos, porque no hay límite a nuestro potencial. Trabajando juntos, porque nuestra habilidad de hacer el bien no tiene límite. Y vivir juntos, porque nuestros valores de igualdad, justicia total, oportunidad y la majestuosidad del sueño. Durante el 45to aniversario de la Marcha de Washington, y en honor de los legados de mi padre y de Bobby Kennedy, démosle a nuestra nación un líder que ha escuchado este llamado y que ayudará lograr el cambio que aun necesitamos: Barack Obama.

PRNewswire

Avatar
Acerca del Autor