Bill Clinton, el arma oculta de Hillary

NUEVA YORK - Hillary Rodham Clinton tiene un arma que no es demasiado secreta en sus ambiciones presidenciales: su esposo Bill, quien recauda dinero y busca evitar que el electorado negro apoye a Barack Obama o John Edwards en las elecciones internas del Partido Demócrata.

El ex presidente se ha mantenido en un segundo plano para no robarle protagonismo a su esposa. Cuando ella se presentó en un acto en Nueva Hampshire recientemente, por ejemplo, él asistió a un desayuno de los demócratas en Westchester County, cerca de la residencia de la pareja en el estado de Nueva York. No habló prácticamente de la candidatura y se limitó a decir: "Me alegra que Hillary haya decidido dar pelea".

A puertas cerradas, sin embargo, Clinton ha llamado por teléfono a los principales donantes y organizado actos de recaudación de fondos. En las próximas semanas tiene programadas dos funciones de gala a las que están invitados los principales donantes de Nueva York y Washington. Se le pide a cada uno de ellos que trate de aportar 250 mil dólares por cabeza.

Lo que es más importante para Hillary es que su esposo es muy popular en la comunidad negra, al punto de que la novelista Toni Morrison lo describió como "el primer presidente negro" en un ensayo que escribió en 1998.

Los negros pueden ser un factor clave en la contienda presidencial y Hillary Clinton trata de evitar que se inclinen por Obama, quien es de raza negra, o Edwards, cuya prédica contra la pobreza le ha ganado muchos adeptos entre los negros. El ex presidente asistió el domingo a una gala en homenaje a legisladores negros e hispanos en Albany, Nueva York, y también ha tenido contactos con los líderes negros de Carolina del Sur, uno de los primeros estados en los que se votará y en el que los negros representaron el 49 por ciento del electorado en el 2004.

Bill Clinton ayudó a recabar el respaldo de los senadores estatales Robert Ford y Darrell Jackson, quienes en el 2004 apoyaron a Edwards.

Clinton es considerado uno de los políticos más astutos de las últimas décadas y sigue siendo enormemente popular. Una reciente encuesta de Gallup indica que el 63% de los estadounidenses tienen buena impresión de él.

El ex mandatario se mantiene en un segundo plano en buena medida por las reacciones negativas que tuvo su comentario de 1992, cuando, en plena campaña presidencial, dijo que el electorado podía "comprar dos por el precio de uno". Aludía al aporte que podía hacer su esposa en caso de llegar a la presidencia.

Avatar
Acerca del Autor