Evita los berrinches de los niños

Consejos para mantener la tranquilidad.

La temida rabieta suele aparecer en el momento más inoportuno para los padres; la clave es estar preparado. Te proponemos siete maneras de evitar que tu hijo pierda el control o esté sobre estimulado, la causa más habitual de una rabieta.



Pasos para que no pierda el control



1. Asegúrate que el niño ha descansado bien. Especialmente antes de un día muy ajetreado o de actividades agotadoras.

2. Evita salidas muy largas o visitas sin descansos o comida. Lleva siempre aperitivos nutritivos y bebidas si las comidas se van a retrasar.

3. Crea un ambiente seguro en casa. Esto permitirá al niño la libertad para explorar y tener independencia.

4. Minimiza el factor “no”. Demasiadas reglas solo harán que el niño esté más frustrado.

5. Deja que sea el niño el que decida. Por ejemplo, si tiene una rabieta a la hora del baño, pregúntale qué juguete quiere en la bañera o qué libro quiere que le leas después.

6. Establece normas diarias consistentes. Contar con una rutina transmitirá al niño la sensación de control sobre lo que va a pasar a continuación y aumentará las posibilidades de que coopere contigo.

7. Prepara el escenario para nuevas experiencias contándole lo que va a pasar. Si vas a visitar a un pariente, por ejemplo, dile a quién va a ver y qué va a pasar cuando llegue allí; cuanto más sepa el niño, menos propenso será a tener una rabieta.

Fuentes: Hyman C. Tolmas, MD, FAAP, catedrático de pediatría de Tulane University Health Science Center en New Orleans; Joseph F. Hagan, MD, FAAP, catedrático de pediatría en University of Vermont College of Medicine in Burlington.

Avatar
Acerca del Autor