Justicia mexicana absolvió a Echeverría

Echeverría fue acusado por una fiscalía especial sobre los delitos del pasado, de ser el máximo responsable de la matanza del 10 de junio de 1971, cuando al menos 12 estudiantes murieron en una manifestación.

CIUDAD DE MÉXICO - Una magistrada federal mexicana desechó la acusación de genocidio contra el ex presidente Luis Echeverría (1970-1976), quien tuvo que declarar por la represión política en los años 70 en México, y su ex ministro de Interior, Mario Moya, por la matanza estudiantil de 10 de junio de 1971.

La declaración de genocidio "no procede", puesto que no está acreditado que Echeverría y Moya quisieran eliminar a un grupo político o étnico en la época de los hechos, señaló la sentencia de la juez, citada por la emisora W Radio.

Una fuente del quinto tribunal unitario federal, encargado del caso, se limitó a indicar que el fallo ya fue emitido, y no quiso comentarlo.

"Qué bueno que la justicia al final de cuentas se pronunció declarando la inexistencia de un genocidio", señaló el abogado del ex presidente, Juan Velasquez, a la prensa, tras serle comunicada la sentencia.

Durante los últimos 30 años, distintas investigaciones periodísticas, de historiadores y hasta documentos secretos de la inteligencia estadounidense, han revelado que la responsabilidad de lidiar con el movimiento estudiantil de 1968 recayó directamente en Echeverría como titular de Gobernación.

El regente de la capital, Alfonso Martínez Domínguez, asumió la responsabilidad de los hechos y presentó su renuncia, pero años después confesó que la orden de reprimir a los estudiantes provino del presidente.

Echeverría siempre ha negado toda responsabilidad, tanto de la masacre de Tlatelolco de 1968 como del "halconazo" de 1971.

En julio de 2004, en una entrevista con la emisora Televisa, a Echeverría se le cuestionó si alguna decisión suya pudo llevar a estos sucesos, y su respuesta fue: "mía, no, absolutamente".

Avatar
Acerca del Autor