La fuente de la paz

MEXICO - se ha clasificado sin aprietos al Mundial de Alemania 2006, pero lo que realmente da tranquilidad al fútbol del país es la apuesta de jugadores, técnicos y directivos por la unión en torno a la selección. Después de vencer 5-0 a Panamá, los mexicanos saltaron al primer lugar de la eliminatoria de la Confederación Norte, Centroamérica y el Caribe CONCACAF), empatados con Estados Unidos, y aseguraron el boleto a la Copa Mundial con comodidad, algo diferente al ciclo del Mundial de Corea y Japón, del cual estuvieron cerca de quedar fuera.

Esta vez, el equipo salió adelante sin un gran líder; aunque han sobresalido figuras como el delantero Jared Borgetti, del Bolton Wanderers, de Inglaterra, el defensa Rafael Márquez, del Barcelona de España, y el portero Oswaldo Sánchez, de las Chivas de Guadalajara, lo mejor ha sido el juego de conjunto.

La armonía ha sido la gran virtud dentro de la cancha, aunque para conseguirla el técnico Ricardo Lavolpe ha tenido que prescindir de uno de sus mejores delanteros, Cuauhtémoc Blanco, a quien le sobre talento, pero tiene una guerra planteada con el entrenador.

El equipo mexicano llegará al Mundial de Alemania después de una lluvia de críticas.

Avatar
Acerca del Autor