Latina del Año no será deportada

"Es muy triste dejarlos. La decisión rompe la unidad familiar, nos están separando, mis padres están destrozados, pero debemos seguir adelante, luchando por el porvenir..."

Gobierno le concedió un año de estadía.



WASHINFGTON - a inmigrante costarricense Marie Nazareth González, que en 2004 fue nombrada por la Revista Latina como la Mujer del Año por atreverse a dar la cara para defender a miles de inmigrantes indocumentados sobresalientes, le fue suspendida la orden de deportación por un año, pero sus padres tendrán que abandonar Estados Unidos el martes. Complacidos, pero...

"A eso de las 17:30 horas del viernes la familia recibió una carta" del departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS), dijo a Univision Online Carlos Vogel, director de comunicaciones del Center for Community Change (CCC), un grupo de ayuda y asistencia técnica a minorías con sede en Washington.

"En ella les dijeron que Marie puede quedarse otros 12 meses en Estados Unidos, pero que los padres deben cumplir la orden de salida", añadió.

"Nos complace la decisión, pero seguiremos luchando para lograr que ellos, los padres de González, se queden. Todavía nos quedan 48 horas de intenso trabajo", agregó el activista. "Se trata de una buena noticia, pero a medias".

La odisea de los González comenzó en junio de 2004 cuando una llamada anónima advirtió al servicio de inmigración que se encontraban indocumentados en Estados Unidos. "Mi padre, Marvin, era el encargado de abrir el correo del gobernador del estado, Bob Holden", dijo la inmigrante.

Agregó que después de la llamada se hizo una investigación en la que no descubrieron nada, "pero en una segunda revisión averiguaron que nuestras visas estaban expiradas.

Nos dijeron que éramos indocumentados y mi padre fue despedido del trabajo". A partir de entonces la familia se puso en campaña para quedarse en el país. Durante una entrevista telefónica con Univision Online, el domingo, González dijo que la decisión del gobierno de Washington de aplazar por un año su deportación "es una gran oportunidad", pero dijo que seguirá luchando "para que mis padres reciban el mismo beneficio".

"Yo soy hija única y ellos son todo para mí", agregó. "Este puede ser mi último fin de semana con ellos y no sé cuándo podré volver a estar con ellos", agregó.

González explicó que cuando sus padres tomaron la decisión de venir a Estados Unidos, en 1990, "lo hicieron para darme un futuro. Por ese motivo me quedaré, aunque todavía no tengo detalles si en estos 12 meses podré ir a la escuela y trabajar".

"Es muy triste dejarlos. La decisión rompe la unidad familiar, nos están separando, mis padres están destrozados, pero debemos seguir adelante, luchando por el porvenir.

Avatar
Acerca del Autor