Llega a Japón el primer envío de carne

El primer envío de carne de vacuno estadounidense llegó hoy al aeropuerto Narita de la capital japonesa, tras el levantamiento del embargo impuesto el pasado enero por Japón, informó el Ministerio de Agricultura, Bosques y Pesca.

Las autoridades japonesas pusieron fin a la prohibición de importar carne de res de EEUU el pasado 27 de julio, bajo una serie de estrictas condiciones establecidas para evitar la propagación del llamado "mal de las vacas locas" o Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB).

La industria cárnica japonesa señaló la semana pasada que la cantidad de los primeros envíos iba a ser modesta, por lo que los consumidores deberán esperar hasta mediados de agosto para poder comprarla en las carnicerías.

Esta es la segunda oportunidad que Japón da a la carne de vacuno estadounidense.

El archipiélago nipón cerró por primera vez sus fronteras a las importaciones de EEUU en diciembre de 2003, después de que se registraran en ese país los primeros casos de EEB.

El pasado 12 de diciembre, el Gobierno japonés puso fin a esa prohibición, pero la restauró el 20 de enero, después de que se descubrieran trozos de columna vertebral en una partida cárnica.

Para reabrir su mercado a los productores cárnicos de EEUU, Tokio había exigido que la carne tenía que proceder de reses de hasta 20 meses de edad y no contener partes del animal consideradas de riesgo, como los sesos o la columna vertebral.

Las autoridades niponas han vuelto a advertir de que si los exportadores norteamericanos vuelven a incumplir alguna de las condiciones volverán a cerrar su mercado para ellos.

En el año fiscal 2003, el volumen de importaciones niponas de carne de res de EEUU fue de 200.000 toneladas, lo que representaba el 20 por ciento del consumo doméstico japonés.

Ese embargo desató entre los dos países fuertes tensiones que llevaron a un grupo de senadores estadounidenses a demandar sanciones a Japón por más de 3.000 millones de dólares anuales (2.345 millones de euros anuales) si no se levantaba la prohibición.

Avatar
Acerca del Autor