Regresan para siempre a México

El sueño americano terminó para quienes perdieron su trabajo


MESXICO - doña María Trinidad, de 72 años, le duele empacar sus pertenencias para enviarlas a su natal Guerrero, abandonar el que ha sido su hogar en los últimos 15 años y despedirse de "Roy", su cotorro.

"Estuve llorando y mi hijo también, porque aquí vivimos tanto tiempo, pero nos subieron mucho el pago", dice con un nudo en la garganta. Pareciera que los muebles que salen por la puerta dejan un vacío en la sala y en su corazón.

Como Trinidad, muchos residentes del Sur de California se han visto obligados a envolver sus bienes con cartón y plástico por el descalabro del sector inmobiliario. Otros, como la familia Mendoza de Pico Rivera, ya consideran hacer lo propio por la crisis económica.

"Mi esposo dice que si no podemos quedarnos todos aquí él se queda y nosotros nos regresaríamos primero al Distrito Federal", comenta Sandra Mendoza. Según datos de la empresa México Lindo, una de las compañías de mudanzas más grande de Los Ángeles, en este año casi se ha duplicado el número de importación de menajes de casa —cuando se trasladan todos los muebles de una vivienda de manera definitiva— y de envíos de paquetería al vecino país.

"A partir del problema que hubo en el parque MacArthur [cuando la policía agredió a participantes en una manifestación pro inmigrante en 2007] empezó a irse la gente. Después decidió hacerlo por los embargos de las casas y ahora por los problemas de la economía", puntualizó Dalia Granados, propietaria de la empresa. "Nuestros servicios se han duplicado", añadió.

El año pasado, esta compañía registró entre 170 y 200 traslados de todos los muebles de una vivienda. "Hasta octubre de 2008 llevamos unos 250 y creemos que llegaremos al doble al finalizar el año", indicó Granados.

Acerca del Autor

Edición Impresa