| 13-Dec-2017 03:27:52 am

Semana Santa,una tradición colorida

Desde Iztapalapa en México, hasta Los Santos y Herrera, en Panamá, pasando por El Salvador, Perú, Bolivia... Muchos son los países latinoamericanos que viven con intensidad unas fechas plenas de fe.

IZTAPALAPA, México - Todos los países de América Latina celebran la Semana Santa con peculiaridad y características propias. La tradición heredada de los católicos del Viejo Mundo caló hondo en el pueblo americano y hoy, más de 500 años después, es un festejo humano y solemne que acredita la fe profesada por cientos de millones de personas. He aquí un recorrido por algunas de ellas.

La pasión de Jesucristo...

Casi 3 millones de mexicanos se congregan cada año en las estribaciones del Cerro de la Estrella en Iztapalapa, una barriada al sur de México D.F., para rememorar la Pasión de Cristo, un espectáculo vivo en el que participan más de 6 mil personas.

La Pasión de Jesucristo en Iztapalapa es famosa desde hace 172 años.

El que da vida a Cristo debe cargar una cruz de más de 75 kilogramos a lo largo de tres kilómetros, desde la plaza central de Iztapalapa hasta la cima del Cerro de la Estrella, centro de la crucifixión y antiguo centro ceremonial azteca donde se hacía la ceremonia del fuego nuevo, que representaba el final y el inicio de un nuevo siglo.

Todo comenzó en 1833, cuando los habitantes de Iztapalapa rezaban e imploraban al Señor del Santo Entierro o "Señor de la Cuevita", el patrono del barrio, que los salvara de una terrible epidemia de cólera morbus que diezmó este poblado.

Cada año, 450 vecinos de todas las edades y los más de 5 mil nazarenos de este popular barrio mexicano participan en la representación de la Pasión de Iztapalapa. Durante la representación, millones de cristianos reviven el sufrimiento del Cristo de Iztapalapa.

Algunos cargan cruces o caminan descalzos para acompañar el recorrido santo y buscando una expiación de sus propias culpas.

Con el paso del tiempo, Iztapalapa se ha convertido en el centro de reunión de millones de cristianos y su pasión de Jesucristo en uno de los mayores símbolos de la tradición y costumbres de México.

La ciudad colonial de Antigua, a 40 kilómetros de la capital, celebra la Semana Santa de mayor relieve y devoción en Guatemala.

En Antigua, la Semana Mayor tiene "sabor, olor y color", debido a la variedad de platillos típicos que se elaboran para esas fechas y los adornos con que se decora toda la ciudad.

Empanadas de salpor, dulces de colación, bebidas, bacalao a la vizcaína, curtido de vegetales y todo tipo de mariscos, representan la cocina tradicional del país.

Acerca del Autor

Edición Impresa