Terminó vigilancia civil en la frontera

ARIZONA - Luego de pasar casi cuatro semanas en la frontera, evitando el cruce de indocumentados por Arizona, el grupo de voluntarios civiles conocido como Minutemen abandona sus puntos de vigilancia y se alista para lanzar una nueva estrategia: a partir del 1 de mayo denunciará a las empresas que contratan inmigrantes ilegales.

Según Gray Deacon, portavoz de la organización, la nueva fase de su plan incluye huelgas en contra de negocios y compañías "que se niegan a pagar impuestos, a pagar seguros de salud a sus empleados y contratan mano de obra barata".

"Sabemos quiénes son. Generalmente se trata de corporaciones internacionales", sentenció Deacon, uno de los principales dirigentes del grupo que reúne a hombres de todos las profesiones y que se declaran insatisfechos con la política del presidente George W. Bush para combatir la inmigración ilegal.

"Les vamos a quitar [a las empresas] la impunidad con la que operan", explicó el dirigente durante una entrevista la semana pasada.

Avatar
Acerca del Autor